otones

lunes, 10 de junio de 2013

CURSO DE LOCUCIÓN 5

RECOMENDACIONES

.Más allá de la vocalización (articulación), la dicción se refiere a la forma global de expresión del idioma. En términos generales, a su locución.

A pesar de que con los ejercicios de respiración, vocalización y modulación, usted ha superado mucho su expresión, es necesario puntualizar normas generales para mejorar la dicción.
No importa que algunas recomendaciones sean reiterativas. En el aprendizaje también: "lo que abunda no hace daño".



Lea diariamente, en voz alta, párrafos de artículos selectos, poesías, fragmentos de narraciones, etc. Hágalo sin prisa. ¡Ojo! la prisa es mala consejera en la locución.
Con la indicada práctica usted se familiariza con diferentes estilos de redacción y se familiarizará con términos nuevos. Ponga especial énfasis en repetir las palabras que le resulten de difícil pronunciación.



Cuando lea, hágalo de pie y levante el texto a la altura de su cara (no incline la cabeza): respirará mejor.
Atención especial: seleccione temas bien redactados, con los debidos signos de puntuación y de preferencia, comience con frases cortas.



Piense siempre que está locutando ante un micrófono. Convénzase que es un buen locutor.



Tome un párrafo, de unas cuatro líneas. Transcribirlo eliminando todos los signos de puntuación (comas, puntos, signos de interrogación, etc.). Lea el párrafo sin los signos de puntuación (lógicamente no encontrará sentido) y, luego, vuelva a decirlo pero poniéndole mentalmente los signos.
Esta puntuación imaginaria le exigirá que dé sentido a lo que esta leyendo.



Improvise una charla de dos minutos sobre cualquier tema, y, grabe esa improvisación. Escúchese y analice en qué tropezó. ¿Argumento?. ¿Énfasis? ¿Conocimientos? ... ¿qué faltó?



A lo mejor le parecieron muy largos los dos minutos; o no pudo coordinar bien sus ideas, o no se acordó más ... Ahora que ya reflexionó, tome un papel y escriba una sinopsis breve de lo que dijo y lo que pudo haber dicho en su improvisación.
En esa sinopsis, seleccione y ordene los cinco subtemas principales.



Ahora sí, vamos nuevamente a improvisar la charla de dos minutos sobre el mismo tema. Se dará cuenta de la diferencia que existe entre improvisar sin un esquema mental e improvisar con el cuadro de referencia.
Con esto, demostramos la importancia de organizar las ideas antes de exponerlas en una improvisación.



Siempre que deba improvisar, trace mentalmente un cuadro sinóptico de los cinco puntos básicos, poniendo énfasis en el primero y el último. (Eso le dará confianza en usted mismo). Exponga sus ideas en orden y sin precipitación. Si habla de prisa se le agotará el tema pronto y puede tener tropiezos. Tampoco debe exagerar la lentitud de exposición. Improvise con un ritmo natural y voz convencida. (Eso demostrará conocimiento, serenidad y firmeza). Recuerde que entre los oradores, los mejores improvisadores son los que jamás improvisan.



De vez en cuando, trate de imitar a buenos locutores. Esta sugerencia no es para que plagie estilos, sino para que compare las entonaciones, la velocidad o el ritmo, los énfasis; y, sobre todo, el sentido que dan a sus lecturas o diálogos.



Lea mucho (buenos textos); escuche mucho (buenas locuciones), y, calle mucho (no presuma de aprendiz de locutor).



Entre sus lecturas se encontrará con nombres extranjeros cuya pronunciación le sea difícil o desconocida.



Los malos locutores acuden a un recurso detestable: omiten esas palabras o las mascullan gangosamente, creyendo que engañan a sus oyentes.



Usted jamás hará lo mismo; pues, aquí están algunos recursos para las diversas circunstancias y posibilidades:



Aunque es recomendable que el locutor conozca uno o dos idiomas diferentes al suyo, esto no es frecuente. Por lo tanto, será conveniente que usted averigüe siempre, antes de locutar, la pronunciación correcta de las palabras desconocidas y las escriba (como suenan) para que su expresión sea segura.



Escuche emisoras internacionales y familiarice su oído a la musicalidad de otros idiomas o a la pronunciación de los nombres de personajes que están "de moda" en la noticia internacional.



Por último, recuerde que algunas formas elementales de pronunciación extranjera pueden ser de su utilidad alguna vez.

RECUERDE!

Usted es locutor en la cabina de radio, entonces debe serlo también en la calle, en su hogar, cuando hable con sus amigos y familiares. Conserve la misma entonación de locutor, esto le sirve de ejercicio continuo.

Los buenos locutores son personas que tomaron en serio su profesión, que entrenaron sus voces con mucho esfuerzo y dedicación durante mucho tiempo, lo que les enseño que tienen que seguir haciéndolo durante el tiempo que  ejerzan su profesión.

El mal locutor lee los ejercicios una sola vez creyendo que con hacer esto ya se convirtió en "Locutor".


Estos ejercicio que le entregamos en estos tutoriales le indican a usted que debe investigar continuamente como cualquier profesional dentro de su área.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buen aporte. Saludos

Graduados Stereo